¿Utilizas correctamente tu freidora?

Seguramente hayas pensado que sí, pero no siempre lo hacemos de la forma más óptima. La freidora es uno de los pequeños electrodomésticos que más uso tiene en tu bar, cafetería o restaurante. Y es que con ella, se pueden hacer diferentes platos de forma rápida y sencilla. Desde Vendere, queremos que tengas en cuenta algunos tips para que la vida útil de tu freidora sea mucho mayor, y el resultado de tus platos sea ¡todavía más espectacular y saludable! Por ello, en este post te damos algunos consejos para utilizar correctamente tu freidora industrial.

  1. No mezcles diferentes tipos de aceites

Existen en el mercado una gran variedad de aceites, de soja, de girasol, de maíz, de oliva… El aceite es el elemento más importante para que determinar la fritura y el sabor de tu plato. Además, es algo que tendrás que tener muy en cuenta. Entre los más recomendables, encontramos el de oliva y girasol.  Éstos, son mucho más saludables y permiten que el alimento no se impregne con tanta grasa.

Aun así, sea cual sea el que utilices, intenta no mezclar diferentes tipos de aceite. Con esta combinación se podría quemar alguno de ellos y por lo tanto formarse sustancias tóxicas que pueden dañar tu salud y la de tus comensales.

uso correcto freidoras

  1. Si tienes que añadir más aceite, ¡cámbialo por completo!

Siguiendo con el tip anterior, te aconsejamos que cuando tengas que añadir más aceite, lo cambies al completo. El aceite con más usos puede quemarse y por lo tanto, contaminar al nuevo, produciendo un aceite insano.

  1. Rellena la freidora según su capacidad

Rellena el depósito de la freidora con el aceite que necesita, según sea su capacidad. Intenta que esté siempre llena hasta el indicador y que no falte aceite. En el caso de que haya menos aceite del indicado, se calentará más de lo necesario.

  1. La mejor temperatura de fritura es entre los 160 y 180 grados

Intenta tener muy en cuenta la temperatura de fritura. Si el aceite que utilizas es de oliva la mejor temperatura para freír es de entre los 160 y 180 grados. Pero si por el contrario, el aceite girasol o de soja por ejemplo, no dejes que el calor sea más de 160 grados.

uso correcto freidoras

  1. Intenta que los alimentos estén secos

Una vez vayas a freír, intenta que los alimentos que vayas a incorporar a la freidora estén completamente secos. ¿El motivo? Con el contacto con el agua, el aceite salpicará mucho más, pudiendo producir alguna quemadura a la persona que controle la fritura.

  1. Después de cada uso, ¡filtra el aceite usado!

El filtrado del aceite usado deberá hacerse tras cada uso. Recuerda que el aceite de oliva puede ser reutilizado, pero que algunos como el de girasol o de soja, es recomendable no volver a utilizarlos.

  1. Si el aceite ha oscurecido es hora de cambiarlo

Si el aceite de tu freidora industrial presenta un aspecto oscuro, aunque sea solamente color y transparente, ¡cámbialo! Ese color lo toma cuando está empezando a tostarse y por lo tanto a quemarse. El aceite quemado puede ser muy perjudicial para tu salud y la de tus clientes.

  1. Utiliza diferentes freidoras según el tipo de alimento

Seguramente utilices la freidora para diferentes platos, pero nuestro consejo es que según el tipo de alimento, puedas utilizar una u otra. Por ejemplo, las frituras de patata deberían de ir en otra diferente que las de pescado para evitar el traspaso de sabores y olores.

uso correcto freidoras

Estos son solo alguno de los tips más importantes a tener en cuenta para el uso de tu freidora industrial. ¿Qué te han parecido estos consejos? ¿Tienes tus propios truquitos? ¡Nos encantará conocerlos!

Add a Comment